El 6 de diciembre de 1998 Chávez marcó el inicio de una paz real

AVN (por Yuleidys Hernández Toledo).– El 6 de diciembre de 1998 comenzó una nueva etapa para Venezuela, y para el mundo, pues Hugo Chávez Frías, el joven militar revolucionario que el 4 de febrero de 1992 cambió la historia política del país con aquel “Por ahora los objetivos que nos planteamos no fueron logrados”, se convertía en presidente electo de la República, dando con su triunfo fin al bipartidismo adeco-copeyano que gobernó durante 40 años.

Pero la historia de la Revolución no comenzó ese 6 de diciembre, esta etapa había iniciado mucho antes. Desde la lucha por la independencia misma. Incluso, hay que rescatar que nueve años antes, un 27 de febrero de 1989, el pueblo de Venezuela salió a las calles en diversas ciudades para protestar ante las medidas neoliberales aplicadas por el entonces presidente de la República, Carlos Andrés Pérez (CAP). Continuó con la rebelión cívico militar del 4 de febrero del 92, y la segunda insurrección, la del 27 de noviembre del mismo año.

Estos acontecimientos cívicos-militares “terminaron de descalabrar a Acción Democrática y Copei”; expresa Fermín Sandoval, un hombre de pueblo y quien participó en la rebelión cívico militar del 27 de noviembre, quien agrega que el 4 de febrero, Chávez “nos mostró que el aparato de Gobierno que había era derrotable”.

En entrevista telefónica con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), destaca que el 4F y el 27N fueron el inicio de lo que seis años después con el triunfo del líder de la Revolución Bolivariana “se convertiría en una paz real, porque en Venezuela lo que se avizoraba era el comienzo de una guerra civil, ahí es donde hubiéramos llegado si Chávez no llega al poder”.

Antes de Chávez el pueblo era víctima de un “Estado burgués y represivo, de una Fuerza Armada que el 27 de febrero de 1989 salió a matar al pueblo, en defensa de una oligarquía parasitaria”, destaca Iván Espinoza, luchador popular y quien ese año con un grupo de trabajadores de la Electricidad de Caracas manifestaron su descontento contra el paquete económico neoliberal aplicado por CAP.

La primera victoria electoral de Chávez representó el renacer de una población que había sido masacrada el 27 de febrero de 1989, cuando la policía y el ejército vieron en el pueblo al enemigo, y dispararon más de cuatro millones de balas, como reseña aquel año la revista SIC, del Centro Gumilla.

Significó la esperanza de una población cuyo derechos humanos habían sido vulnerados durante cuatro décadas por los gobiernos adecos y copeyanos, destaca Sandoval.

Durante la IV República la práctica de los asesinatos políticos y las desapariciones físicas de los adversarios del gobierno se convirtió en una política de Estado. Rómulo Betancourt, el llamado “Padre de la democracia”, sembró el criterio de disparar primero y averiguar después contra sus adversarios.

En la lista de luchadores populares y líderes de izquierda asesinados por los gobiernos del Pacto de Punto Fijo figuran Fabricio Ojeda, Jorge Rodríguez (padre), Alberto Lovera, El Chema Saher, Jesús Márquez Finol, además de los desaparecidos Víctor Soto Rojas, Argimiro Gabaldón, entre otros miles.

A esta lista también hay que agregar las masacres cometidas en Cantaura (1982), Yumare (1986) El Amparo (1988) y El Caracazo (1989).

“Eran tiempos de persecución, tortura, violaciones de derechos humanos”, resume Espinoza.
El triunfo de Chávez también significó un despertar moral de la Fuerza Armada a favor del pueblo y un renacer de la izquierda, que durante años fue la víctima de un Estado opresivo, resalta Espinoza, quien en 1998 trabajó junto a las bases populares para lograr la victoria del Arañero de Sabaneta.

Agrega que Chávez también representó la esperanza de una población que era víctima de las políticas de ajustes neoliberales aplicadas por los gobiernos.

En 1998, antes de la llegada de Chávez al poder, 85% de la población vivía en estado de pobreza, 40% en extrema y 15% en “atroz” o “miserable”. El desempleo para ese año se ubicaba en 12%, reseña el libro Cronología de una Implosión, la década final de la IV República.

Por su parte, Sandoval, quien hace 20 años se sumó a la campaña presidencial de Chávez reafirma que como candidato representó una llamarada de esperanza en una Venezuela donde reinaba “un descalabro moral y ético debido al régimen político que existía”.

Agregó que el pueblo vio a un hombre que podía enrrumbar por buen camino al país. Por eso logró “unificar a todos, a una amplia masa, a todas las tendencias políticas, había gente de izquierda, progresista, de diferentes religiones, militares, de organizaciones sociales”.

De manera enfática afirma que desde el 4 de febrero de 1992 cuando Chávez pronunció aquel “Por ahora”, el pueblo conoció a un líder, que poco a poco fue dando a conocer su proyecto de país, hasta llegar a las elecciones de 1998.

“Era un líder con una propuesta, una persona muy parecida al pueblo, se parecía a todos nosotros (…) Era ver a un venezolano como nosotros sin pose, sin maquillaje, sin producciones previas, apostando por acceder a la presidencia del país”, dice.

Condujo una campaña llena de sentimiento nacionalista, de patriotismo, de esperanza, destacó la necesidad de rescate del país, y se paró con osadía y valentía, frente a frente, de tú a tú, antes quienes se veían y pensaban que nunca serían derrotados, y triunfó”.

Leer Más

Maduro: Llamarada de Chavéz esta mas ardiente que nunca.

CBSTinfo.- Cactus24.- El presidente Nicolás Maduro aseguró que la llamarada y los sueños del fallecido mandatario Hugo Chávez están vivos, ardientes y se hicieron pueblo en las calles y los cuarteles.

“Cuando dedicamos este homenaje a Hugo Chávez Frías es para ver que su llamarada está hoy más ardiente que nunca, porque sus sueños están vivos, hechos pueblo en las calles, hechos soldados en los cuarteles, y porque su causa es nuestra causa y está pendiente de hacer”, dijo.

“Vale la pena haber estado en la escuela viva del ejemplo, la exigencia, en la escuela revolucionaria de Hugo Chávez”, agregó.

Afirmó que tres de las grandes enseñanzas morales, políticas y espirituales de Chávez son la lealtad al proyecto revolucionario, el amor al pueblo, y el socialismo como modelo de construcción de una nueva sociedad.

“Si alguien quiere acercarse a Chávez el gigante, al Chávez ejemplo, cultive la lealtad en su alma, la lealtad como columna vertebral de hombres y mujeres rectos, útiles a la patria, al servicio del pueblo”, aseveró.

Otra de las grandes virtudes de Chávez, refirió el mandatario, fue su “amor a la patria por encima de cualquier cosa”, a la causa de la humanidad y a los pueblos del mundo.

Leer Más

Del lado correcto de la historia

6267_10201549205039004_141517250_n

Del lado correcto de la historia

La dura situación que atraviesa nuestra revolución es de vital importancia para el estudio. La pugna por el poder político en el marco de una crisis económica del capitalismo desata demonios, destapa ollas y sobre todo pone en evidencia las más bajas pasiones de los oportunistas.

La crisis nos pone en el frente las dos caras de la historia, nos hace sentir en carne viva el funcionamiento de la dominación, el ejercicio cruel de la explotación de los opresores sobre los oprimidos. Estos son tiempo en los que se está dios o con el diablo, no hay terceras vías.

Esta el campo de los oprimidos organizados y movilizados por “grandes sentimientos de amor” y el de los opresores movidos por el cálculo egoísta…

Los opresores han refinado sus técnicas, sustituyeron el látigo, por la convicción de que la felicidad está en el consumo: comprar mercancía, amar la mercancía, ser mercancía. Para poder convencer a millones de seres humanos de consumirse trabajando para comprar sin parar los aparatos de dominación se valen de diferentes medios, para el caso de este escrito expondremos uno de sus recursos políticos de mayor alcance para momentos como el de nuestra revolución que es una revolución profundamente política por su forma democrática y pacífica.

La ideología de la dominación contenida en las capas medias de la sociedad permea los espacios de poder, los aparatos de difusión y propaganda, se convierte en referencia local y desde ahí irradia su veneno a las masas. Los autores materiales de este crimen de lesa revolución en su mayoría son los cuadros medios de la organización política que logran su ascenso por los caminos verdes (Jalabolismo, oportunismo, demagogia). Estos pequeños Goleads transmiten un mensaje certero a la masa que acompaña el proceso: “soy revolucionario porque estoy en la buena. Tengo camioneta, pistola, ropa de marca, dinero en efectivo y escoltas”.

Estos heraldos del desastre hacen añicos la fuerza espiritual de los militantes de base que luchan contra dos fuerzas; por un lado, se sientes como los pendejos del lugar y por otro  la masa enferma de oportunismo los señala cruelmente recordándole que andan en camionetica y que sus zapatos están viejos.

Ante unas circunstancias tan difíciles solo los mejores soldados de la revolución, los más leales a Chávez, las columnas vertebrales, pueden hacer la diferencia y cambiar lo que deba ser cambiado, solo ellos pueden enarbolar las banderas del proyecto socialista de Chávez mirando un rostro flaco a los ojos. Pero de nada valen las acciones aisladas, la tarea principal de los militantes del socialismo es unirse y organizarse, ser la fuerza más potente del partido desde la juventud hasta los más avanzados dirigentes nacionales.

La historia convoca a los dos grandes polos antagónicos y es tiempo de entender que la formación política no era para merecer un cargo sino para mantenerse del lado correcto de la historia, para estar firmes y dignos ante los embates de la crisis y salirle al paso a la contra revolución, para entender que la historia de la humanidad más humana nos necesita en la calle y no en la oficina, que a otros les tocó hacer la lucha recorriendo la ciudad en robustas y lujosas camionetas, a los necesarios les toca mirar los rostros flacos de la gente a los ojos y resistir a su lado…

Firmes y dignos

Francisco Garcia Reyes

Twitter: @FranJPSUV

Instagram: @FranPSUV

Leer Más

Abril nos convoca

image

En Venezuela vivimos hoy un escenario complejo en la política debido principalmente al colapso de lo viejo y a los dolores de parto de la nueva sociedad.

Aquí en este pequeño país nos ha tocado el rol de vanguardia en esta nueva gesta y cada uno de los patriotas estamos convocados para grandes tareas. Hace 14 años dimos una muestra de lo que un pueblo que está decidido a ser libre es capaz, una muestra de amor y valentía le dio sentido político en las calles a la palabra revolución y ese espíritu de heroicidad es precisamente la mayor victoria de aquellas duras jornadas.

Hoy el escenario ha cambiado pero los actores siguen siendo los mismo, los mismos opresores contra los mismos oprimidos en lucha revolucionaria por la emancipación. Por tanto, aquel espíritu victorioso debe ser incorporado en las bases del Chavismo Y para eso son necesario algunos elementos básicos, a saber: coherencia, formación política, empatía para la resistencia.

Coherencia:

Es el elemento vital en este momento ya que a cada falta de coherencia con el discurso y el pensamiento para la acción que Chávez enseño al pueblo perdemos militantes por desencanto y terminamos desgastando nuestras fuerzas.

La falta de coherencia tiene una peligrosa consecuencia que es la pugna entre los revolucionarios verdaderos y los cogollos, esto trae consigo división y permite entrada a elementos reaccionarios dentro de los espacios ganados por la revolución ya que para un jerarca del cogollo es más fácil trabajar con un escuálido sumiso (jalabola) que con un revolucionario que pone en práctica su pensamiento crítico. El gran problema de esta pugna es que a la hora del té los cogolleros huyen y los escuálidos en puestos claves sacan las garras y nos matan desde adentro.

Es momento entonces de nuclear la radicalidad, de fortalecer las estructuras pasando por una profunda crítica y autocrítica, además de premiar la lealtad al proceso y al pensamiento de Chávez.

Formación Política:

La maquinaria está dando muestra cada vez más claras de su agotamiento la derrota del seis de diciembre es la punta del iceberg, nos hace más daño los bajísimos niveles de participación de la masa en el congreso del partido, en los actos, incluso en el congreso de la patria, etc…

Las consignas carecen cada día mas de calor del pueblo y esto solo puede revertirlo la formación política que es madre de la conciencia revolucionaria pero ¿Quién va a formar a quién? Realmente es necesario revisar hasta qué punto la dirigencia media de
la revolución está en capacidad ideológica y moral para formar a la masa, es imposible que la formación devenga en conciencia cuando viene dada por jefezuelos corruptos que no hacen lo que hablan y no creen en el socialismo, en el caso de nuestra revolución la formación debe venir cargada de elementos técnicos pero también de amor por los principios revolucionarios, de sentido histórico y ganas de emancipar a la humanidad toda sino terminara siendo sal y agua…

Empatía para la resistencia:

En este punto se expresa de forma más clara el espíritu de Abril, los hombres y mujeres que bajaron aquel día poco o nada sabían que sería de ellos pero todo sacrificio valía la pena por salvar al hombre que personificaba la redención del pueblo.

Solo consolidando la coherencia y la formación política podemos pedir empatía para la resistencia ya que es tiempo de estar al lado del pueblo, ponerse en los zapatos de la mujer que no consigue pañales, sentir el dolor que sufrimos los muchos en las colas, con la caristia de la vida, pero alguien que no sale a hacer mercado desde hace años, alguien que le da igual el precio de las cosas porque tiene como comprar cuanto necesita y cuanto quiere se vuelve un discapacitado moral para pedirle algo a este pueblo.

Así pues Abril nos convoca a una gran victoria y el campo de batalla es la conciencia, sí no salimos fortalecidos en la conciencia después de esta crisis de nada habrán servido los muertos, las colas, los sacrificios. Abril es un tiempo para mantenernos como dice el eslogan del Servicio Bolivariano de Inteligencia “Firme y digno, con dios y la patria”.

Francisco Garcia Reyes

@FranJPSUV

Leer Más

Licencia del olvido

image

 

CBSTinfo.- Han querido convertirnos en barro, de a poco, uno por uno, a los jardines de cada casa humilde han querido cortarle una flor en nombre de la libertad y el mercado.

Son tan justas estas causas que todo medio es válido para tal fin ¿que son unos cuantos degollados, unos cuantos tiroteados, uno que otro ahogado por la libertad? fíjense como Irak y Afganistán dieron más de un millón de muertos por la libertad y el mercado. Nosotros aquí en Venezuela solo tuvimos 40 y tantos muertos y ya quieren meter presos a los ‘soñadores Venezolanos’ que como los ‘soñadores en Ucrania’ salieron a la calle a quemar pacíficamente cuanto vehículo oficial y cuanto oficialista estuviese a su alcance, en total desventaja por supuesto, para defenderse del equipo antimotines de la dictadura solo contaban con algunas armas automáticas y rifles con mira telescópica, además de unos cuantos días de entrenamiento paramilitar pero nada del otro mundo.

En este mundo, que está al revés, nosotros los que ponemos los muertos terminamos siempre pidiendo disculpas. Si señores, aceptar la ley de amnistía seria pedirle disculpas a la derecha Venezolana por asesinar a más de 40 compatriotas, quemar rutas de transporte público, dañar el ornamento de las ciudades, asesinar arboles de más de 200 años de edad, poner en riesgo la vida de enfermos en ambulancias e incluso la de niños en un prescolar.

Hay espacio para el perdón y el dialogo pero no licencia para el olvido…

Francisco Garcia Reyes

@FranJPSUV

Leer Más