Leopoldo López es el mismo guarimbero de siempre

Ya no nos asombra la capacidad que tiene la derecha venezolana más extrema de mentirle a sus seguidores, de inventarles una Venezuela que dista de la realidad, que está lejos de sus anhelos. Tienen 13 años mintiéndoles a sus seguidores víctimas de la peor inoculación de odio mediático sobre el triunfo opositor.
Enumerar las locuras de la oposición extrema liderizada por quien pretende ser presidente, y que debería estar tras las rejas por corrupto y violador de las normas internacionales, al asediar a la embajada de Cuba e incitar al odio contra un diputado y un ministro, ya es harto sabido. Fundamental es en este momentos a cuatro días para el triunfo y ratificación de la Venezuela socialista y del Comandante Chávez, advertir del doble discurso, de la doble moral de quien es quizás el mas peligroso de los opositores : el niño bomba.
Si hay alguna diferencia de ambas campañas, de los seguidores es más de ambos candidatos es la banalización, la superficialidad del primero y la profundidad y el análisis del segundo. La diferencia es clara: el poder político para la oligarquía y el poder político para el pueblo. Hay más; cuando observas al pueblo que asiste a los eventos de campaña de Chávez ves en sus ojos y en sus gestos el amor y la entrega sin mezquindades, del otro lado el odio y los rostros envejecidos por el desamor de quienes han sido victimas de la enajenación mediática psicótica.
El engaño, la mentira y la doble moral que caracteriza a la oposición rompió récord de actuación con el niño bomba, Leopoldo López, delirante narró lo que según él ocurrirá el 7 de octubre. La banalización de la que hablábamos, la poca profundización de los temas centrales del debate, es lo que los caracteriza. El niño bomba cual narrador hípico dijo que su candidato ganaría las elecciones, que el candidato burgues sacará 8 millones de votos, que los rectores bajarian con caras tristes y que dirian lo que “nosotros sabemos lo que ellos saben” ¿?, pero si es así, si están tan seguros de la victoria, porque no terminan de decir que aceptaran los resultados del CNE?, porque Radonski no lo dice?, el que está seguro lo dice, no lo pone en duda.
El candidato burgués y su entrañable amigo y compadre el “niño bomba” con ojos desorbitados, delirantes, como cuando incitaba a las guarimbas (solo le faltaba la máscara de gas), Leopoldo es el mismo guarimbero de siempre, mimetizado como demócrata tiene listo un plan b, y por eso no pueden decir claramente que aceptaran los resultados emanados del CNE, pues como serán adversos, según las mayorías de las encuestadoras, deben tener un espacio de dudas para cantar fraude, su verdadera carta.
Todo está claro, nada nos dice que han madurado, todo lo contrario engañan para volver a manipular a sus seguidores como lo hicieron el 11 de abril, llevarlos una vez más al matadero. Ojalá como dice el Comandante Chávez sea su ultima participación y derrota a fin de que den paso a una oposición demócrata y nacionalista.
Ojo pelao pues, lo que esta a la vista no necesita anteojos, ante la guarimba electoral del niño bomba, ante los delirios psicóticos el pueblo organizado y movilizado para defender lo mas sagrado y lo que esta en peligro: la Patria.
La Batalla Carabobo ya comenzó…

Los comentarios están cerrados.